Seleccionar página

Un Viaje Profundo a la Comprensión de la Articulación Temporomandibular (ATM): Desmitificando Dolores y Objeciones

Introducción:

Te doy la bienvenida a este apasionante viaje de estudio sobre la articulación temporomandibular (ATM), un área esencial en la odontología moderna. 

En un mundo donde los pacientes experimentan dolores orofaciales (DOF) con cada vez mayor frecuencia, es crucial que como profesionales de la salud oral, tengamos un profundo conocimiento de la ATM y sus implicaciones. 

Recuerda que los trastornos temporomandibulares (TTM), desordenes temporomandibulares o un ATM como coloquialmente le dicen muchos odontólogos a las alteraciones musculoesqueléticas de la región orofacial, suman más de 40 patologías diferentes . Es por ello, que en este viaje debes comprender por qué debes darles nombre y apellido a los diagnósticos de tus pacientes, con el fin de poder ser mejor atendidos.

Permíteme guiarte a través de este proceso, desmitificando los dolores y objeciones que podrían surgir en tu camino.

Fundamentos Anatómicos y Fisiológicos de la ATM

Comencemos por comprender la anatomía de la articulación temporomandibular “ATM”. La articulación temporomandibular es una estructura compleja que une la mandíbula con el cráneo. Es una articulación bilateral, que se encuentra ubicada por delante del tragus. Recuerda allí encontrarás el polo lateral externo del cóndilo.

Está constituida básicamente por tres componentes

  1. Disco articular 
  2. Cavidad glenoidea
  3. Cóndilo del maxilar inferior

 

Es una articulación que tiene unas particularidades como son el tipo de movimientos que ejecuta, el tipo de cierre fijo que le dan los dientes o en su ausencia de ellos se lo dará los rebordes alveolares y el hecho de ser dos articulaciones en una sola.

Consta de componentes articulares, musculares, ligamentosos, nervios, arterias y venas que trabajan en forma conjunta para permitir el movimiento armónico del disco, de la mandíbula y sus músculos asociados. 

Comprender esta anatomía es esencial para diagnosticar y tratar los problemas relacionados con la ATM.

Por otro lado la ATM tiene una particularidad muy interesante a nivel de la superficie articular que le da las propiedades necesarias, para permitir no solo incidir la comida sino triturar sin que se produzca dolor. 

Le da la capacidad de adaptación a fuerzas anormales (morder cosas duras, triturar dulces, masticar por tiempos prolongados), hasta un punto donde toda su capacidad sea sobrepasada y no exista más células capaces de adaptarse. En ese momento se siente dolor, dificultad de abrir y cerrar la boca, dificultad para comer cosas que antes no percibían.

 

Así que cuando te refieras a la ATM recuerda que es una estructura anatómica normal. No estás hablando de patología. 

 

Por ello, querido odontólogo, no remitas a tu paciente con un diagnóstico de que tiene una ATM, pues tiene dos y son anatómicamente dos estructuras vitales para tu paciente. 

Sin esas dos articulaciones tu paciente, no podría:

  1. Comer
  2. Respirar
  3. Reír
  4. Expresar
  5. Entre muchos más

Evaluación Clínica y Diagnóstico Preciso

Ahora que tenemos una base sobre anatomía, exploremos cómo llevar a cabo una evaluación clínica exhaustiva. Los pacientes con dolor orofacial a menudo presentan desafíos en el diagnóstico. 

Factores de Riesgo y  Factores desencadenantes y perpetuantes de Patologías de la ATM:

 

Medio ambiente:

Sabemos que el medio ambiente es un factor de riesgo si en ello incluimos, estrés ambiental, cambios de la forma de comer, de dormir entre muchos otros.

Estos factores son muy importantes de preguntar y tener en cuenta en la perpetuación o desencadenamiento del problema.

 

Hábitos Posturales y Estrés: Conciencia de cómo factores como la mala postura, el estrés y la ansiedad pueden influir en la función de la ATM y desencadenar síntomas. 

Trauma: 

El trauma en todas sus versiones (macro- micro, directo e indirecto) es siempre un factor de riesgo, desencadenante y perpetuador de un problema musculoesquelético. Es uno de los factores, que siempre debemos tener presente al valorar a un paciente.

Es vital tener en cuenta una variedad de factores, como la historia médica y dental, los hábitos del paciente, la exploración física y las técnicas de diagnóstico por imágenes. Al dominar estas habilidades, podrás identificar problemas relacionados con la ATM y diferenciarlos de otras afecciones.

Maloclusión: Reconocer cómo los problemas de oclusión dental pueden contribuir a las TTM y al dolor orofacial a la luz actual es muy complejo. 

Este es un mito que en este momento no es claro con respecto a si una maloclusión es la consecuencia de una alteración en la ATM o si es su consecuencia. Te invitaría a que no sea tu forma de valorar a tu paciente basado en la evidencia actual.

 

Síntomas y Diagnóstico:

Dolor Orofacial: Identificar y comprender los diferentes tipos de dolor orofacial relacionados con la ATM, como dolor en la mandíbula, oído, cabeza y cuello.

Limitación de Movimiento: Reconocer los síntomas de limitación de movimiento de la mandíbula, chasquidos o ruidos anormales al abrir y cerrar la boca.

Es esencial para poder diagnosticar un paciente y saber qué aceleración tiene.

Evaluación Clínica: Conocer los pasos básicos para realizar una evaluación clínica de la ATM, incluyendo la palpación de la articulación, la medición de la apertura bucal y la detección de ruidos articulares.

 

Tratamiento Integral y Manejo de Dolor Orofacial

Algunos colegas pueden sentirse abrumados por la idea de estudiar a fondo esta área. Sin embargo, te aseguro que el conocimiento ganado aquí te permitirá abordar problemas orofaciales con mayor confianza y precisión. 

Además, es importante desmitificar la creencia de que el manejo de la ATM es complejo y costoso. Con una formación adecuada y herramientas disponibles, estarás bien equipado para brindar atención de calidad.

Es común que los odontólogos generales tengan objeciones relacionadas con la complejidad de la ATM y la percepción de que el manejo del dolor orofacial exige un enfoque multidisciplinario. Sin embargo, al reconocer estas preocupaciones y ofrecer soluciones prácticas, se puede superar esta barrera.

Aquí es donde tu rol como odontólogo brilla aún más. Los pacientes que sufren de dolor orofacial relacionado con la ATM buscan soluciones efectivas. 

Es importante ofrecer un enfoque integral que combine terapias conservadoras, modificaciones de hábitos, ejercicios terapéuticos y en algunos casos, intervenciones más avanzadas. 

Abordar el dolor de manera holística no solo aliviará el sufrimiento de los pacientes, sino que también te ganará su confianza y aprecio.

 

Recuerda siempre, lo más importante es lograr controlar el dolor de tus pacientes y una vez logres esto puedes proseguir con su tratamiento completo multidisciplinar.

 

Una de las mayores quejas de los odontólogos al abordar a los pacientes con alteración en la ATM es me falta de tiempo: 

La atención detallada a la ATM puede parecer una carga adicional. Sin embargo, al invertir tiempo en la educación del paciente y en la derivación adecuada a especialistas cuando sea necesario, se puede abordar de manera efectiva el dolor orofacial sin comprometer la atención general. Con esto ganas un paciente satisfecho, y fiel a ti.

La otra gran queja  que veo, es los pacientes con una alteración en ATM son muy complejos y da igual lo que tengan se manejan con placa:

La ATM es compleja, pero el aprendizaje continuo en esta área puede ser gratificante. Te invito a que colabores multidisciplinaria, con muchos profesionales de la salud como fisioterapeutas, psicólogos, médicos en general, nutricionistas etc. puedes mejorar tu capacidad para tratar con éxito casos de dolor orofacial. Sabes que la placa no es la solución a la mayoría de los problemas y mucho menos de forma eterna. 

Algunos odontólogos pueden temer que necesitarán derivar demasiados casos a especialistas. Sin embargo, reconocer los límites de tu experiencia y derivar en casos complicados demuestra un enfoque responsable y centrado en el bienestar del paciente. No te de susto remitir. Eso engrandece tu atención . Recuerda que el paciente siempre vuelve a la persona que le ayudó a solucionar su dolor. Los pacientes no vuelven donde no ven una atención acorde a sus necesidades.

Finalmente es muy importante ofrecer orientación sobre hábitos orales saludables, técnicas de relajación y prácticas de autocuidado para prevenir problemas de la ATM. Recuerda contar con un programa de autoayuda y autoapoyo. Siempre viene bien saber que hacer en una urgencia.

 

Conclusión

Dominar el estudio de la articulación temporomandibular es una inversión valiosa en tu carrera como odontólogo. Te brinda las herramientas para abordar eficazmente el dolor orofacial y mejorar la condición de tu paciente.

Al comprender la anatomía, fisiología, evaluación clínica y opciones terapéuticas, los odontólogos generales pueden ofrecer soluciones efectivas a sus pacientes, superando las preocupaciones comunes y colaborando con otros especialistas cuando sea necesario. 

Al final del día, el compromiso con la educación continua y la excelencia clínica no solo beneficia a los pacientes, sino que también fortalece la reputación y la confianza en la profesión odontológica.

Te animo a embarcarte en este viaje de aprendizaje con entusiasmo y determinación. La articulación temporomandibular puede parecer compleja al principio, pero con paciencia y dedicación, puedes convertirte en un experto en su manejo. ¡Los beneficios para ti y tus pacientes serán innegables!