Seleccionar página

¿Qué es Bruxar?

 

Bruxar es apretar o rechinar los dientes durante la noche o el día, incluso se puede dar por un empujón intenso de la mandíbula. Se sabe que existe un bruxismo de día o vigilia el cual es considerado más un comportamiento de tipo autolesivo, en el cual aprieta los dientes y logra un desgasta. Existe un bruxismo nocturno el cual es un comportamiento en el cual hay una contracción rítmica de los músculos en el momento del sueño.

Este último se asocia con una alteración del sueño en el cual se producen microdespertares y movimientos, como aquellas sensaciones de caer al vacío mientras se duerme. Se sabe que el bruxismo hoy en día es más común en niños, adolescentes. Se sabe que este comportamiento afecta en términos generales a todo el mundo una vez en la vida. También se sabe que a medida que avanzamos en edad disminuye la presencia de bruxismo.

Me duele la cara o las mejillas cuando me despierto

Dra. Patricia Schiemann

https://patriciaschiemann.com/

Es muy común la consulta de los pacientes a los cuales les dueles las mejillas, la cara e incluso la cabeza en la mañana.

Esto se debe a una noche en la cual el sueño ha sido poco reparador y se presentó el bruxismo o apretón de dientes en forma intensa.

 

¿Por qué se produce el bruxismo?

La causa por la cual se produce el bruxismo en términos generales es desconocida. Hoy no existe una teoría clara, sin embargo hoy se sabe que el bruxismo se asocia con trastornos del sueño y una alteración genética. En algunos estudios se asocia la presencia del bruxismo de un paciente a causa de familiares que han padecido de este fenómeno. No se conoce a ciencia cierta el número y duración de los episodios de bruxismo que pueden dar lugar a síntomas musculares, y existen grandes variaciones de un paciente a otro.

 

¿Cuáles son los signos y síntomas?

Desgaste de la encía y el esmalte en los bordes del diente; se llama atrición.

Dolor alrededor del área del oído.

Dolor y cansancio al comer.

Dolores de cabeza ubicados en las zonas de la cien.

En algunas ocasiones siente que se le traba la mandíbula al abrir.

Muchas veces siente ruidos fuertes alrededor de oído.

Aumento del volumen del músculo masetero (musculo de la mejilla).

Lengua muy marcada en los bordes e incluso la sensación de morderse la lengua.

 

 

¿Cuáles pueden ser los factores de riesgo?

  1. Estrés emocional.

 

Muchos pacientes que sufren de preocupaciones durante el día o la noche reacciona apretando los dientes en forma inconsciente. Se dice que es más grave la expectativa de algún cambio o evento que el momento en el que el paciente padece de estrés. En general se asocia con personas ansiosas, agresivas e hiperactivas.

 

  1. El consumo excesivo de café, o alcohol.

 

El exceso de cafeína o teína incrementa la contracción muscular. Es por ello que se recomienda disminuir el consumo de este tipo de bebidas durante el día, Ayuda mucho a controlar la acción muscular y permitir que tenga un mejor sueño.

 

 

 

  1. Drogas recreativas.

 

Todas las drogas recreativas como éxtasis, cocaína, anfetamina entre muchas otras son capaces de inhibir unas sustancias (Neurotransmisores) que controlan los mecanismos del sueño y la respiración lo cual produce un mayor contacto dental en forma descontrolada y por tiempos prolongados.

 

  1. Contactos altos en los dientes.

 

Históricamente se ha considerado que cuando un contacto queda alto luego de una obturación (empaste) el paciente aprieta o rechinan los dientes con el fin de solucionar el problema. Hoy en día, esto solo se considera posible en el bruxismo diurno y no necesariamente en el nocturno.

 

 

  1. Enfermedades neurológicas.

 

Muchas enfermedades neurológicas como la parálisis cerebral, Parkinson o epilepsia se pueden asociar con este fenómeno, debido a desgastes severos de los dientes.

 

  1. Alteraciones de la alimentación.

 

Los pacientes con bulimia nerviosa  o anorexia se inducen el vómito en muchas ocasiones, en estos casos cuando esto se vuelve repetitivo produce un desgaste enorme en los dientes lo cual en su inicio semejan los desgastes por apretamiento o bruxismo. Adicionalmente estos pacientes presentan dolor severo en la articulación temporomandibular.

 

¿Cómo y quién me lo diagnóstica?

 

Los odontólogos podemos ayudarle para diagnosticar este comportamiento. La razón es porque percibimos y observamos los cambios de la boca y los músculos de la cara. La mejor forma para diagnosticarlo es con el apoyo de la historia clínica y el examen clínico. Estos han mostrado ser útiles, pero en muchos casos sobrestiman o exageran la presencia o ausencia de este comportamiento. El auto informe se considera una medida útil para el apretamiento o bruxismo de los pacientes.

 

¿Cómo me lo pueden manejar?

 

Nosotros podemos ayudarle con el manejo de sus molestias, generalmente el tratamiento del Bruxismo es sintomático. La idea es manejar principalmente el dolor y las molestias que refiera el paciente.

Para ello tenemos tres tipos de tratamiento, los de apoyo, los reversibles, los irreversibles y farmacológicos. El manejo del bruxismo debe hacer combinando técnicas, se entiende que el origen de este comportamiento es multifactorial, su manejo requiere ser tratado desde todos los aspectos del dolor y la afección.

 

Datos de apoyo:

Mejorar o modificar la dieta (menos cosas duras y cafeína).

Controlar hábitos (cigarrillo) morder uña (onicofagia) etc.

Reducir el estrés.

Cambios de estilos de vida.

Realizar ejercicio en el día y evitarlo en la noche.

Tomar conciencia del comportamiento.

 

 

 

 

Tratamientos reversibles.

 

En este tipo de tratamiento se presentan en su mayoría pacientes dependientes.

Placas oclusales.

Fisioterapia activa y pasiva.

Terapias cognitivo-conductual.

 

Tratamientos irreversibles.

 

Estos tratamientos se llaman irreversibles porque se realizan desgastes en dientes que no pueden ser reversados. En la mayoría de los casos, los tratamientos van encaminados a devolver la estética más no en el manejo del origen del dolor.

Coronas y puentes.

Tallados de los sitios que se sienten alto (tallado Selectivos) en los dientes.

 

Tratamiento Farmacológico

 

En este tipo de tratamiento se utilizan medicamentos analgésicos para controlar el dolor. En algunas circunstancias se requerirá de relajantes musculares de acción central para controlar la fase aguda del bruxismo. Existe un sustituto del líquido sinovial que sirve para lubrica la articulación. Este procedimiento se hará como una inyección directa dentro de la articulación, ayudará a disminuir el roce en la articulación y disminuirá la presencia de ruidos.

El otro tratamiento que puede pensarse es la utilización de toxina botulínica. La toxina botulínica ayuda a disminuir la actividad extrema que tiene el musculo, en tal forma que paraliza la capacidad de contraerse. Con esto disminuye el tiempo de apretamiento y la fuerza con que se ejerce, permite la recuperación de la sintomatología.

Todas estas terapias deben ir combinadas con otras acciones de tratamiento.

https://patriciaschiemann.com/soyexpertoenttm https://patriciaschiemann.com/soyexpertoenttm